¿Por qué el futuro es sustentable?

¿Por qué el futuro es sustentable?

¿Por qué el futuro es sustentable?


Por Ana Victoria Salazar

Porque no queda de otra. Estamos en un punto donde si no hacemos nada no hay retorno de la situación medioambiental que estamos viviendo actualmente. Las consecuencias del cambio climático las estamos viviendo ahora; la cantidad de incendios, la ola de calor, los deshielos, las lluvias tóxicas, la infertilidad en los suelos, la temperatura de los mares y la extinción de especies importantes, son solo algunos de los efectos de este fenómeno.

Empezar a aplicar conceptos sustentables en nuestra vida diaria ahora es la única manera de garantizarnos un mañana para nosotros y para las generaciones que nos siguen. Es la única solución que tenemos. Para adentrarnos más en temas de sustentabilidad necesitamos definirla; y podemos decir que es el uso consciente y responsable de los recursos disponibles sin comprometer su capacidad de renovación para garantizar las mismas oportunidades a la generaciones siguientes.

Si tomamos esta definición y la aplicamos al mundo actual en el que vivimos nos podemos dar cuenta que nuestra realidad no tiene nada de sustentable. Es entender que el futuro tiene que ser sustentable porque como hemos estado haciendo estos últimos años ha causado más mal que bien.

Aplicar la sustentabilidad en nuestra vida cotidiana es mucho más fácil de lo que pensamos, y es verdad que a veces se puede sentir intimidante, pero así pasa con todo aquello que no conocemos. Podemos empezar con los conceptos básicos, no malgastar ningún de los recursos que tengamos el privilegio de tener (agua, luz, comida), tratar de reutilizar todo lo que podamos y tengamos a nuestro alcance, hay que arrancarnos esa creencia de que el ciclo de la vida de las cosas es limitado, el ciclo de vida de las cosas físicas que tenemos puede ser tan largo como nosotros queramos y estemos dispuestos a darle (plástico, zapatos, ropa, envases). Y así poco a poco ir desbloqueando niveles en este camino, que no es perfecto y tampoco está diseñado para que así sea. Como todos los procesos, y como la vida misma, tiene sus altos y sus bajos, tenemos permitido relajarnos y no ser perfectos; lo importante es estar consciente de que hay un problema y todos los días tomar decisiones, sin importar lo pequeñas que sean, que nos acerquen cada vez más a ese futuro que queremos y que nos merecemos, un futuro sustentable.

Si no sabes por dónde comenzar este camino, no te abrumes, te dejo acá una lista de sugerencias/tips que puedes empezar a aplicar en tu día a día para llevar una vida un poco más sustentable.

  1. Reduce el consumo de agua, como: duchas, piscinas, sistemas de riego, lavado en seco.
  2. Reduce el consumo de plástico; botellas de productos, bolsas para las verduras.
  3. Si tienes la posibilidad, usa con más frecuencia el transporte público, muévete en bici o a pie.
  4. Aplica el consumo responsable.
  5. Usa bombillas metálicas.
  6. Opta por una menstruación sustentable, atrévete a comprarte la copita y toallitas ecológicas.
  7. Si tienes la posibilidad, compra shampoo y productos de higiene que no vengan en envases plásticos.
  8. Optimiza el consumo de comida, aprovecha al máximo lo que tengas.
  9. Dale amor a las prendas que ya tienes y reduce el consumo; cuando compres hazlo de segunda mano o apoya el diseño local.
  10. Reduce el consumo de productos tecnológicos, no es necesario que cambies tu cel y pc todos los años.


Por Ana Victoria Salazar

Porque no queda de otra. Estamos en un punto donde si no hacemos nada no hay retorno de la situación medioambiental que estamos viviendo actualmente. Las consecuencias del cambio climático las estamos viviendo ahora; la cantidad de incendios, la ola de calor, los deshielos, las lluvias tóxicas, la infertilidad en los suelos, la temperatura de los mares y la extinción de especies importantes, son solo algunos de los efectos de este fenómeno.

Empezar a aplicar conceptos sustentables en nuestra vida diaria ahora es la única manera de garantizarnos un mañana para nosotros y para las generaciones que nos siguen. Es la única solución que tenemos. Para adentrarnos más en temas de sustentabilidad necesitamos definirla; y podemos decir que es el uso consciente y responsable de los recursos disponibles sin comprometer su capacidad de renovación para garantizar las mismas oportunidades a la generaciones siguientes.

Si tomamos esta definición y la aplicamos al mundo actual en el que vivimos nos podemos dar cuenta que nuestra realidad no tiene nada de sustentable. Es entender que el futuro tiene que ser sustentable porque como hemos estado haciendo estos últimos años ha causado más mal que bien.

Aplicar la sustentabilidad en nuestra vida cotidiana es mucho más fácil de lo que pensamos, y es verdad que a veces se puede sentir intimidante, pero así pasa con todo aquello que no conocemos. Podemos empezar con los conceptos básicos, no malgastar ningún de los recursos que tengamos el privilegio de tener (agua, luz, comida), tratar de reutilizar todo lo que podamos y tengamos a nuestro alcance, hay que arrancarnos esa creencia de que el ciclo de la vida de las cosas es limitado, el ciclo de vida de las cosas físicas que tenemos puede ser tan largo como nosotros queramos y estemos dispuestos a darle (plástico, zapatos, ropa, envases). Y así poco a poco ir desbloqueando niveles en este camino, que no es perfecto y tampoco está diseñado para que así sea. Como todos los procesos, y como la vida misma, tiene sus altos y sus bajos, tenemos permitido relajarnos y no ser perfectos; lo importante es estar consciente de que hay un problema y todos los días tomar decisiones, sin importar lo pequeñas que sean, que nos acerquen cada vez más a ese futuro que queremos y que nos merecemos, un futuro sustentable.

Si no sabes por dónde comenzar este camino, no te abrumes, te dejo acá una lista de sugerencias/tips que puedes empezar a aplicar en tu día a día para llevar una vida un poco más sustentable.

  1. Reduce el consumo de agua, como: duchas, piscinas, sistemas de riego, lavado en seco.
  2. Reduce el consumo de plástico; botellas de productos, bolsas para las verduras.
  3. Si tienes la posibilidad, usa con más frecuencia el transporte público, muévete en bici o a pie.
  4. Aplica el consumo responsable.
  5. Usa bombillas metálicas.
  6. Opta por una menstruación sustentable, atrévete a comprarte la copita y toallitas ecológicas.
  7. Si tienes la posibilidad, compra shampoo y productos de higiene que no vengan en envases plásticos.
  8. Optimiza el consumo de comida, aprovecha al máximo lo que tengas.
  9. Dale amor a las prendas que ya tienes y reduce el consumo; cuando compres hazlo de segunda mano o apoya el diseño local.
  10. Reduce el consumo de productos tecnológicos, no es necesario que cambies tu cel y pc todos los años.


SÍGUENOS EN INSTAGRAM

SÍGUENOS EN INSTAGRAM